¿Qué ortodoncia es mejor para mí? Hablamos de brackets convencionales e Invisalign

 

«Soy muy mayor para llevar brackets». ¿Alguna vez has pensado eso? Es normal: vinculamos la ortodoncia tradicional con la niñez y la adolescencia y a nosotros, que ya somos adultos y nos preocupamos mucho por nuestra estética, no nos hace ninguna gracia «ponernos aparato».

Pero desde hace unos años ya venimos escuchando los términos «ortodoncia invisible» o «Invisalign» y parece una solución interesante… Efectivamente, porque lo es.

En este artículo te vamos a contar cuáles son las peculiaridades de este tratamiento respecto a la ortodoncia tradicional, para que te hagas un cuadro más completo sobre esta eficiente solución. Aunque ya sabes, siempre te lo decimos: cada caso es un mundo y realizarte un diagnóstico personalizado para ofrecerte una solución a medida es algo vital.


 Comenzamos. 


 

¿Son mejores los brackets tradiciones o la ortodoncia invisible? Diferencias entre brackets e Invisalign.

 


En primer lugar, hemos de saber que cada caso es un mundo y requiere de un diagnóstico y solución personalizados.
Partiendo de ahí, no existe una opción mejor que otra, sino diferentes tratamientos con sus características específicas. Tras el estudio de tu caso, siempre habrá uno que se adapte de forma ideal a tus necesidades y tu estilo de vida.

Ortodoncia convencional.

Este tipo de ortodoncia no es removible, lo que favorece la predicción del tiempo que será necesario para completar el tratamiento. Esto es un punto a favor para la eficacia del tratamiento.

Sin embargo, una desventaja son las habituales heridas o llagas que se producen en los tejidos blandos de la boca, durante en las primeras semanas de tratamiento o cada vez que acudimos a revisión, ajuste y sustitución de piezas.

Obviamente, otro punto a tener en cuenta es que es un tipo de ortodoncia visible, más notoria en el caso de los brackets metálicos y más sutil en los de porcelana.


Ortodoncia invisible Invisalign.

Por su lado, este tipo de ortodoncia supone una de las últimas innovaciones en odontología de los últimos años. Una clara ventaja es que permite, tanto a paciente como a profesional, prever el resultado final mediante un software específico que muestra la evolución del tratamiento en 3D.

Las férulas se fabrican completamente a medida del paciente y deben ser sustituidas según las valoraciones del ortodoncista. Además son transparentes, pasando prácticamente desapercibidas.

Cabe destacar que son removibles, lo que aporta comodidad al paciente, que puede quitárselas para comer o para la higiene bucodental diaria. Sin embargo, este es un aspecto que puede retrasar el tratamiento, si el paciente no se compromete a llevar las férulas el tiempo indicado por el ortodoncista. La finalización del tratamiento depende en gran medida de llevar puestos los alineadores el mayor tiempo posible.

 

¿Y cómo es la rutina diaria de una persona con Invisalign?

 


Teniendo en cuenta que las férulas son removibles y puedes quitártelas para comer y seguir tu rutina habitual de higiene bucodental, no hay ninguna indicación específica a este respecto. Sin embargo, sí que hay diferentes recomendaciones vinculadas con la higiene de tus férulas:

  1. Cada vez que te las quites y antes de colocártelas de nuevo, debes limpiarlas. Puedes aprovechar el momento en que te laves los dientes para hacerlo. Con ello, no sólo estaremos velando por el buen estado de las mismas, sino también por la salud de nuestras encías, previniendo la gingivitis y la periodontitis. 


  2. Para lavar los aligners, colócalos bajo el grifo y utiliza agua fría y jabón neutro. También un cepillo dental de cerdas blandas, para no dañar las férulas. Evita utilizar pasta de dientes para limpiarlas: dejarán de ser transparentes.


  3. Nunca utilices colutorios antisépticos en los alineadores Invisalign. Esto podría teñirlos o estropearlos.


 

 

Recuerda siempre: cada caso requiere de un estudio y una solución personalizada. ¡Pide tu cita previa y consúltanos sin compromiso!

No hay comentarios

Publica un comentario