Se me mueve un diente: ¿qué hago?

 

¿Has detectado que uno de tus dientes se mueve? ¿Temes que se caiga porque ya te pilla con cierta edad como para que te visite el ratoncito Pérez? ¿Te preguntas qué hacer si se te cae? Te sorprenderías de la cantidad de adultos que pasan por nuestra clínica con este problema.

Y es que hay ocasiones en las que la causa es obvia: nos hemos dado un golpe y, como consecuencia, uno o varios de nuestros dientes “se han soltado”. Pero también hay otras en las que un traumatismo no es el motivo…

 

 

Entonces, si no me he dado ningún golpe, ¿por qué me está pasando esto?

 

Las enfermedades periodontales (gingivitis y periodontitis o piorrea) y la caries en estado avanzado también son un importante desencadenante de la pérdida de piezas dentales. Y, como siempre, actuar a tiempo es algo fundamental para salvar nuestra sonrisa.

A veces, obviamos las señales de nuestra boca (inflamación de encías, sensibilidad, sangrado…) hasta que el problema estalla: nuestras encías han sufrido un gran deterioro y la placa bacteriana se ha aferrado a la base de nuestros dientes, que han comenzado a soltarse.

En definitiva, tu cuerpo te está diciendo, a través de tu boca, que prestes atención y hagas algo al respecto con urgencia, si quieres recuperar tu salud y tu calidad de vida (sobre todo, antes de que la situación empeore).

 

Y la pregunta que probablemente te estés haciendo: ¿es posible salvar ese diente que se mueve?

 

Una vez más, un diagnóstico y tratamiento tempranos pueden ser la solución. Acude lo antes posible a tu dentista de confianza para que revise cada rincón de tu boca, diagnostique tu caso y te ofrezca una solución personalizada y eficaz.

Muchas personas se limitan a esconder el problema porque asumen que es una causa perdida, pero esto es un gran error. Si no lo cogemos a tiempo, podemos perder la oportunidad de ponerle coto, dejando que la infección se propague por toda la encía. Como consecuencia, le estaremos dando rienda suelta para que se lleve por delante ese diente que ya se mueve y, posiblemente, para que afecte también al resto.

Salvar tu sonrisa es posible si haces algo YA.

 

 

 

¿Qué hago si ya se me ha caído el diente?

 

Antes de nada, es esencial que comprendas que no hay una solución estándar para todos los casos. Tu boca es única, así como tus circunstancias personales. Por ello, para resolver tu problema es fundamental realizarte un diagnóstico pormenorizado.

Dicho esto, si ya has perdido una pieza dental, existen diferentes soluciones para recuperar la funcionalidad y la estética de tu boca.

En Fuentes Dental, contamos con un laboratorio propio donde diseñamos y creamos las prótesis que complementarán tu dentadura para que sientas que no te falta nada. Esto se traduce en menores tiempos de espera y en el control minucioso de calidad de todos los materiales que empleamos.

También realizamos las cirugías de regeneración necesarias para restaurar tu sonrisa y hacemos un seguimiento exhaustivo de tu proceso de recuperación.

Y, por supuesto, te asesoramos personalmente en lo que necesites, para que puedas volver a disfrutar tanto de la comida como de tu sonrisa.

Aquí te mostramos los diferentes tratamientos de rehabilitación dental y prótesis que te ofrecemos (haz clic en el enlace). Verás que existen múltiples posibilidades para volver a disfrutar de tu boca y recuperar tu calidad de vida.

Contacta con nosotros y pide tu cita previa para que podamos estudiar tu caso y ofrecerte la solución más eficaz.

 

No hay comentarios

Publica un comentario