¿Qué es la piorrea?

¿Que es la piorrea?

 

Si estás aquí, probablemente sea porque algo no va bien con tus encías.

Ya hemos hablado de cómo se inician los problemas periodontales y cómo evitarlos de raíz.

Hoy, vamos un paso más allá y te prevenimos acerca de la piorrea, ese desenlace que no quieres para tus encías. 

 

Todo lo que tienes que hacer para mantener la salud de tu boca es conocer a fondo todo sobre las enfermedades periodontales y cómo prevenirlas.

Empezamos.

 

¿Qué es la piorrea o periodontitis?

 

La periodontitis, también conocida como piorrea, es una enfermedad que consiste en la infección, inflamación y pérdida de los tejidos que soportan el diente (llamados periodonto). La inflamación y perdida de estos tejidos, encía, hueso y ligamento periodontal, puede derivar en una disminución del soporte del diente que, a su vez, puede acarrear la pérdida de las piezas dentales.

La etapa inicial de una periodontitis es la gingivitis (inflamación de las encías) que, en pacientes susceptibles, si no es tratada a tiempo puede derivar en la piorrea, como comentábamos.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la periodontitis afecta aproximadamente a un 10% de la población mundial. 

 

¿Qué la causa?

 

La causa de la periodontitis son una serie de bacterias presentes en nuestra boca, que se depositan sobre nuestros dientes y proliferan, formando la placa bacteriana.

Esa placa se deposita principalmente en las zonas de difícil cepillado, como son los espacios entre los dientes y el surco de las encías, provocando la infección de los tejidos que rodean al diente.

Además, hay una serie de factores que pueden agravar la infección, como son la mala higiene, el tabaco, bajadas de defensas, cambios o tratamientos hormonales, medicaciones, estrés o enfermedades sistémicas como la diabetes. 

 

 

¿Qué síntomas tiene?

 

La periodontitis puede ser completamente asintomática en etapas iniciales e intermedias. De ahí la importancia de acudir a revisiones periódicas para diagnosticar la enfermedad periodontal en etapas iniciales, reduciendo considerablemente las secuelas y mejorando el pronóstico.

Los síntomas iniciales pueden ser los mismos que la gingivitis: mal aliento, sangrado de las encías e inflamación gingival. 

En etapas moderadas, comienzan a ser visibles las pérdidas de soporte dentario produciéndose retracciones de las encías, aumento de la sensibilidad, espacios entre los dientes, movimientos de las piezas dentales y maloclusiones.

En etapas avanzadas, comienza la movilidad de los dientes y las pérdidas de piezas dentales.

En la mayoría de casos, todas estas etapas avanzan sin ningún tipo de dolor, por lo que pueden llegar a pasar desapercibidas si no se acude a un especialista que las diagnostique a tiempo.

 

¿Cómo prevenir la periodontitis?

 

La principal medida de prevención es la higiene oral. La eliminación de las bacterias de nuestra boca, mediante el cepillado e instrumentos auxiliares de higiene, es la principal medida de prevención.

También es importante controlar el resto de factores que aumentan la gravedad de la enfermedad, siendo el principal factor el tabaco.

 

¿Cómo se cura? 

 

La periodontitis es una enfermedad CRÓNICA. No se puede curar pero sí podemos controlarla para evitar que aparezcan sus síntomas y secuelas. Los tejidos que se pierden por la enfermedad periodontal y las secuelas que producen son muy difíciles de recuperar. Por lo tanto, es de vital importancia un diagnóstico precoz y ponerte en manos de un periodoncista que estudie tu caso de manera individualizada.

El tratamiento de la periodontitis requiere de un estudio exhaustivo del caso, un plan de tratamiento individualizado para cada paciente y una pauta de seguimiento permanente para garantizar la salud periodontal del paciente a lo largo de los años.

La periodontitis no es curable pero sí controlable si se realiza el tratamiento y el seguimiento adecuado.

 

 

Ponte en contacto con nosotros o visítanos si lo prefieres. Nuestros especialistas en el cuidado de las encías te asesorarán en lo que necesites.

 

 

 

No hay comentarios

Publica un comentario